jueves, 10 de mayo de 2012

'Netiqueta' o la cortesía en Internet por Cristina Ordóñez

Nuestra amiga Cristina Ordóñez ha inaugurado recientemente un blog llamado 'Seguir formándote' donde escribe artículos y reflexiones sobre diversos temas. Hoy queremos compartir con vosotr@s su última publicación y por supuesto invitaros a visitarlo. Se trata de un artículo sobre el nuevo vocabulario que inunda nuestro día a día debido al avance de las nuevas tecnologías .

Otra “palabreja” nueva: Netiqueta o la cortesía en Internet.

Os voy a hablar de algo que parte del sentido común –pero que como sabéis es el menos común de los sentidos- y que tiene como base, la educación o dosis de cortesía que hayamos recibido o cultivado (o en proceso…)

Se trata de ser AMABLE y/o PROFESIONAL en el mundo cibernético en el que tanto nos movemos.
Igual que cuidamos nuestro lenguaje o nuestra forma de movernos, de actuar y hasta de vestirnos para dar o dejar de dar, una determinada imagen o mostrar nuestra personalidad y valores, -porque somos un “pack”-, debemos cuidar nuestro aspecto cibernético, y así es que  estamos hablando de materiales multimedia –videos- de imágenes –dibujitos y fotografías- y sobre todo de nuestra expresión escrita, aunque sí, se puede decir mucho entrelíneas para los capaces de hacer este tipo de lecturas.
Por eso, os hago hincapié, que en internet, como en la vida en general,  se dice mucho POR ACCIÓN y POR OMISIÓN.

La cortesía o protocolo en Internet se muestra cada vez que nos disponemos a tener cualquier tipo de comunicación a través de emails, participación en chats, foros, creación de post para blog, en fin, comunicación.
La empatía que es básicamente, ponerse en el lugar del otro, nos lleva  a no hacer lo que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros, y en positivo, a hacer lo que sí que nos gustaría recibir.

Así que a riesgo de no caerle bien a todos aquellos que les parece “normal” no responder a email que requieren de una respuesta o que contienen preguntas explícitas –ya que hay tanta casuística y contextos diferentes, que las normas no son blanco-negro, hay muchos grises fantásticos- les comento que es un tema del que he debatido con colegas que utilizamos internet intensamente, y todos coincidimos, en general, es que se trata de una falta de cortesía y/o de interés, sí, es como si le habláramos a una persona que está a nuestro lado y no nos contestara…lo siento, es así!!

El uso de generalizaciones en Internet, del tipo que sean, al referirnos a colectivos, debe cuidarse –igual que en una conversación – porque a diferencia de ellas, lo escrito, escrito está y escrito se queda…y en el caso de los emails no sabemos a quién se le pueden Reenviar. Comentarios del tipo, los andaluces, los catalanes, el empresariado, los jóvenes, etc…por favor, déjenlos a un lado, que a nadie nos gusta vernos retratados en colectivos con los que nuestro nexo de unión, puede ser una simple anécdota estadística o nuestra sensibilidad hacia ellos, muy grande; además,  a todos nos gusta sentirnos especialmente tratados o como mínimo, individualmente. De ahí que los emails que se envían a varios destinatarios a la vez, me refiero a temas de ocio principalmente o curiosidades, y que no contienen un saludo o una personalización, nos lleguen a aburrir o a incordiar, aunque muchos de ellos, sean realmente interesantes…hay que priorizar y debo elegir a qué dedico mi tiempo, como lo hacemos cuando elegimos entre leer el periódico, una revista o ver algún programa en televisión…es cierto, no estoy obligada a leer lo que otros quieran que lea, y menos, cuando me siento invadida en una espacio muy privado como lo es, mi cuenta de correo.
El sabio refranero también  dice, “lo bueno si breve, dos veces bueno”, y en el trabajo más, para optimizar mi tiempo y por cortesía, el de los demás!!
Antes de enviar un email, vamos a pararnos 5 segundos a releerlo, casi siempre, -comprobadlo- vamos a quitar algo que se repite, vamos a aclarar algo que no se entiende bien, y mientras, al hilo de escribirlo, iremos revisando si ese poner en copia a alguien, es necesario o no…y acostumbrémonos al contestar un email, utilizar como norma la opción Reenviar, y no Responder, por si por la vida propia que a veces tienen nuestros dedos, hace que lo enviemos sin querer y sin haberlo revisado-terminado.

Si utilizamos letras mayúsculas en alguna ocasión, cuidado, pues es sinónimo de dar una orden de forma muy imperativa, estar enfadado o sobre todo, gritar; indiquemos el por qué de ese uso , o disculpémonos por hacerlo, explicando el motivo. En la medida de lo posible, evitémoslas, así como mezclar muchos tipos de letras, su tamaño y miles de colorines que distraen la atención de lo importante, el mensaje. El destinatario agradecerá infinitamente nuestra claridad.

Otra palabreja: Trolls. En internet son aquellas personas que intervienen en foros o mensajes que leen un colectivo de personas, como ocurre también en redes sociales, lanzando temas polémicos para crear discusiones. Si es para generar un sano debate positivo y enriquecedor, no es un Trolls, ése es aquél que discute por el mero placer de discutir y generar malestar…vamos a pararnos un segundo antes de decidir si entramos “al trapo” o nos quedamos calladitos, que esa pequeña batalla no va con nosotros, y si nos damos por aludidos, quizás sea que “ el que se pica, ajos come” , o que “el que  excusa, se acusa…”.

Cortesía en Internet…estoy intercambiando emails con una persona que sabe mi nombre, apellidos, y quizás muchos más datos, puesto de trabajo, teléfono, dirección, etc… y firma su email, por ejemplo, como Departamento de Atención al Cliente…la primera vez pensé en responderles para decirles que no merecía ese trato “tan” especial, que con que me contestara una sola persona, era suficiente…!!! Por favor, un nombre y un apellido, de acuerdo? Y si no queremos repetir la firma una y otra vez, creemos un pie de email que aparecerá cada vez que enviemos un email.

Cuando veamos fallos que comenten los demás, seamos “pacientes”…quizás no tuvieron oportunidad de aprender lo que a nosotros nos enseñaron, quizás acaben de entrar en el complejo mundo de Internet, con sus normas –casi nunca escritas curiosamente…-, diferentes motivos, pero una responsabilidad individual, el fomento de la cortesía y la amabilidad también en este medio, al que podemos contribuir con nuestro ejemplo. No tiremos “balones fuera”…pero sí, con gracia y cariño, tiremos de las orejas a quién sepa capaz de encajar críticas constructivas.

Hagámoslo lo mejor que podamos cada día y demos las gracias, pidamos disculpas cuando en lo más profundo –o no tan profundo por evidente- sepamos que no lo hicimos bien, que lo pudimos hacer mejor…y así mejoraremos nosotros, y nuestro entorno, con esas sencillas y enormes palabras…GRACIAS y DISCULPA.

Desde aquí aprovecho para pedir disculpas si en alguna ocasión no atendí debidamente a lo recibido, y para agradecer todos los maravillosos y magníficos mensajes recibidos.

Cristina Ordóñez- Mayo 2012- seguirformandote@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

/* codigo para facebook