domingo, 22 de enero de 2012

El gorrión se extingue de nuestros campos y ciudades

El alegre canturreo del gorrión poco a poco va desapareciendo de pueblos y ciudades. En Londres, Dublín, Praga, Berlín y Edimburgo prácticamente han dejado de existir. Aunque en España la situación no es tan alarmante la tendencia es igual de negativa y se están empezando a ver menos en ciudades como Madrid y Valencia. Un estudio de la 'Sociedad Española de Ornitología' (SEO) del año pasado determinó que en Madrid se perdían unos 14000 gorriones al año. Mientras que las palomas urbanas crecían a un ritmo de un 3% anual.

Las causas son, la pérdida de zonas verdes y jardines, los niveles de contaminación y ruido, la competencia por el alimento con las palomas y cotorras sudamericanas y africanas, la nueva arquitectura que les deja sin sus antiguos refugios, el abandono de las tierras de cultivo y el uso en exceso de productos químicos. Por si todas estas causas no fueran pocas, un reciente estudio de los biólogos Alfonso Balmori y Örjan Hallberg realizado en Valladolid, relaciona la disminución de número de gorriones en zonas de alta concentración de ondas electromagnéticas, es decir, en la proximidad de antenas de telefonía móvil. 

No se si en Granada llegarán a desaparecer del todo estos pequeños cantores, que nos llevan acompañando desde la antigüedad, pero os invito a reflexionar sobre el estado de nuestro entorno, no sólo por la supervivencia del gorrión, sino por la de todas las especies, incluida la nuestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

/* codigo para facebook